Reportaje - Las Subvenciones del cine español por dentro

Reportaje publicado en elEconomista.es el 01 de Diciembre de 2011

 

El tema de la subvenciones al cine siempre ha sido un elemento que de cara a la opinión publica ha traído muchos dolores de cabeza a la industria del cine. Especialmente en los últimos años, con la presencia de internet y la piratería y la agresiva campaña o batalla entre los diferentes protagonistas de esta historia. En toda esta pelea de autores e internautas, empresas y páginas web y el ministerio por el medio, el concepto de subvenciones se ha usado como un comodín. Por esta razón hemos encontrado importante explicar en que consisten las principales subvenciones al cine. Como se otorgan y como se gestionan. 

 

Hace una semana el Ministerio anunció nuevas medidas para el control de las subvenciones, para evitar muchos de los fraudes que se producen hoy en día y que también vamos a explicar.

Las ayudas que contempla el Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales (ICAA) en su línea de fomento y promoción de la cinematografía española, son ayudas que, tienen que cumplir unas normas comunes que se recogen en el artículo 10 de la Orden CUL/2834/2009, de 19 de octubre*. Las más conocidas y las que han traído más debate son las Ayudas a la Amortización de Largometrajes, que tiene dos modalidades:

  • Ayuda General, que se establecerá en función de un porcentaje sobre la recaudación bruta de taquilla que obtenga la película en salas de exhibición durante el período de tiempo que se determine.
  • Ayuda Complementaria, que se establecerá en función de la inversión del productor siempre que se supere una mínima recaudación.

Para la Ayuda General a la Amortización de Largometrajes, la Orden Ministerial establece que la ayuda se obtendrá multiplicando el 15% del número de espectadores de la película durante los doce primeros meses de exhibición desde su estreno comercial en España, por el precio medio de la entrada en el año anterior a la convocatoria. El precio medio de la entrada publicado por el ICAA para 2010 ha sido de 6,5€. A la ayuda resultante, se le ha de aplicar un factor de corrección de 0,035 por cada tramo de 35.000 de manera lineal. Es decir, por 60.000 espectadores se obtiene una ayuda “X”, pero por 120.000 espectadores se obtienes una ayuda de “2X + Aplicación del Factor de Corrección”. Para entenderlo mejor os dejamos una tabla que lo muestra con detalle:

La tabla está hecha hasta 560.000 espectadores puesto que la ayuda máxima en este apartado son 800.000€ por película.

 

Para la Ayuda Complementaria a la Amortización de Largometrajes, la Orden Ministerial es algo más compleja puesto que en artículo 56*, apartado 4  establece un sistema de puntuación sobre el que se calculará la ayuda final, estableciendo dos mínimos de coste para poder acceder a ella. El primer mínimo de coste y puntos lo establece en 600.000€ y 6 puntos, por debajo de esa barrera, no tienes derecho a percibir nada en esta modalidad de ayuda. Por otro lado, y con carácter general, el punto j) del apartado 4 del citado artículo establece el segundo límite mínimo, que no es otro que 2.000.000€ de coste y 60.000 espectadores, tal y como reza en la Orden:

  • j) 1,5 puntos, y hasta un máximo de 120, por cada 45.000 euros de la inversión del productor, para cuyo cálculo se tendrá en cuenta lo señalado en el artículo 26.2*, siempre que la película se encuentre en uno de los supuestos que a continuación se señalan, de entre los cuales se le aplicará el que le resulte más favorable:
  • 1.º Con carácter general: cuando el coste reconocido de la película sea igual o superior a 2.000.000 euros y la película haya contado con, al menos, 60.000 espectadores durante los doce primeros meses de exhibición desde su estreno comercial en España.

Lo primero que hay que tener muy claro con respecto a este tipo de ayudas, una vez que conocemos su funcionamiento y normativa, es que para lograr cumplir con los puntos requeridos en la Ayuda General y en la Ayuda Complementaria, el productor ha de producir la película, y para ello, ha de adelantar el importe de la subvención. Bien aportando el capital necesario, bien solicitando un crédito, que cubra el importe.

 

El primer punto del que voy a tratar es el relativo a los espectadores del largometraje producido. Una película, que ha de lograr 60.000 espectadores en un plazo de 12 meses, una cifra que no excesiva si se valora que la media de espectadores del cine español durante este 2011 está siendo de 139.000 espectadores y una taquilla de 937.000€. En el pasado 2010 fue de 129.000 espectadores y 830.000€.

 

El problema es que a este escenario le falta un “Actor”, que no es otro que la piratería. Los datos del último informe sobre piratería en la red están ahí, son discutibles, se pueden ajustar a varias variables, pero no van a desaparecer. Se puede hacer un ejercicio muy sencillo para corroborar esta afirmación, que no es otro que abrir el Google, introducir en la búsqueda “Descargar Ispansi” y escoger entre los más de 100 links de descarga que aparecen. Si tenemos en cuenta que la película Ispansi estuvo disponible para descarga, antes incluso de su estreno comercial en salas. Hay un rango de cine español medio muy afectado y debilitado tanto por la piratería como las ajustadas inversiones en marketing, que en muchos casos le dificultan el poder alcanzar datos mínimos o rentables incluso contando con elementos a su favor como la crítica o los premios.

 

Llegados a este punto muchos productores con películas que se ven en serias dificultades de cumplir sus planes comerciales deciden usar dos vías:

 

Mover la película por fuera de los circuitos establecidos

En este supuesto caso, es el productor el que a base de contactos, llamadas y favores, conseguiría que su película se fuera moviendo por los pequeños circuitos y por los cines de localidades pequeñas hasta alcanzar la “mágica” cifra de la convocatoria. Este proceso requeriría de mucho trabajo, algo de dinero, puesto que las copias las tendrías que enviar y recoger tu, y buenas relaciones. Estoy seguro de que muchas películas han logrado llegar al mínimo a través de este sistema. Evidentemente, una vez llegado al mínimo de espectadores, dejarías de mover la película y de gastar tiempo, esfuerzo y dinero.

 

Comprar la taquilla que falta

En este otro supuesto caso, el productor, pondría de su bolsillo, el dinero necesario para llegar al número mínimo de espectadores exigido. Sería un proceso en el que se liquidarían autores, se liquidaría IVA, y todo se haría de manera transparente. Pongamos un ejemplo:

 

Supongamos un productor que presenta un proyecto de largometraje al ICAA. El proyecto es aprobado y se solicita un crédito de 700.000€ para iniciar el rodaje. Tras uno o dos años de trabajo, tiene el producto terminado y se dispone a lanzarlo al mercado. A las dos horas del estreno en salas, hay más de 60 links de descarga ilegal de su trabajo. En cifras del último informe sobre piratería, supone entre el 30% y el 40% de los ingresos totales en taquilla, lo que al productor de esta suposición, le supone en torno a 15.000 espectadores que dejan de asistir a las salas y no computan para la ayuda. 


El segundo punto que revisaré es el relativo al Reconocimiento de Coste que exige el ICAA, y al mínimo necesario para optar a la Ayuda Complementaria. El productor, al finalizar la producción y comercialización del largometraje ha de auditar las cuentas de la película. En el proceso de auditoría externa realizado, se han de aportar los siguientes documentos tal y como se establece en la Orden CUL/2834/2009, de 19 de Octubre, en el Real Decreto 1496/2003, de 28 de Noviembre y en el Real Decreto 462/2002, de 24 de Mayo:

 

  • Libro Mayor de todas las cuentas de gastos asociadas a la película durante todo el período. (Gastos, Ingresos, Cobros y Pagos).
  • Justificantes físicos, y nóminas, ordenados por capítulos de los gastos que componen todos los mayores de la película.
  • Impresos de los impuestos. Modelos Oficiales de IRPF e IVA, tanto trimestrales como anuales, así como el Modelo 347 de operaciones con terceros de todo el período que comprenda el largometraje.
  • Copia de los Seguros Sociales mes a mes.
  • Copia de la póliza de crédito/préstamo donde conste el hecho de que la póliza va ligada a la película.
  • Copia de la película en DVD para su visionado y comprobación de los gastos imputados.
  • Extractos bancarios de la cuenta por la que se hayan pagado todas y cada una de las Facturas/Gastos.

 

A tenor de la documentación que los productores han de presentar para la elaboración del Informe de Auditoría, resulta muy difícil lograr un coste reconocido de 2.000.000€ habiendo gastado/invertido en la producción 500.000€ como muchas veces se indica que reportajes que hablan de las prácticas fraudolentas en el universo de las subvenciones.

 

Por supuesto, no es imposible al 100% hacer trampas, pero es necesario que el Auditor sea coparticipe de la estafa, puesto que en su Informe ha de detallar todas las actuaciones que se han llevado a cabo en la elaboración del mismo; o bien, es necesario FALSIFICAR el 80% de los documentos necesarios para la elaboración del Informe. En esa falsificación incluyo modelos oficiales de la Agencia Tributaria, modelos oficiales de la Seguridad Social como el TC2/19, extractos bancarios, etc.

 

Como en todos los sectores, subvencionados o no, existen “ovejas negras” que actúan con total falta de moral y que, seguramente, son capaces de hacer trampas, y trampas muy gordas, pero son una minoría que ha que desterrar del sector. La inmensa mayoría de los productores de este país, cumplen con la normativa, y en todo caso, compensan el daño recibido que les impediría cumplir la normativa.

 

Con este reportaje no se pretende hacer una defensa de la llamada “compra de taquilla” sino que se intenta explicar el porque de su existencia en todo este entramado. Por lo general se intenta meter a muchos en un mismo saco lo que no es justo. Por fortuna cada vez son más los casos que salen a la luz y con razón, elemento que hay que pedir desde dentro de la administración que se persigan, no solo para el bien (económico general) sino también para limpiar la imagen general de esta industria. Poco a poco las cosas van a ir cambiando. La presencia de nuevas ventanas desde donde poder también justificar la audiencia computable para las subvenciones es un elemento importante.

 

NOTA: Para entender perfectamente como funcionan ambas ayudas, es necesario hacer referencia a losartículos 56 y 57 de la Orden CUL/2834/2009, de 19 de octubre, donde se especifican todos los parámetros que serán de aplicación en cada una de las ayudas, bien sea la General, o la Complementaria.

 

Reportaje escrito por Carlos Ávila Puertas

Pau Brunet

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página

© Carlos Avila Puertas
© @EfeZetaSeis